Sala de arte Mackenna | Al Agua: De la abundancia a la escasez
15800
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15800,page-child,parent-pageid-15758,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Al Agua: De la abundancia a la escasez

Chile es uno de los países que pertenece a un área de 2.500 millones de personas en todo el mundo (36% de la población mundial) que vive bajo stress hídrico, junto con ello, más del 20% del PIB global se está produciendo bajo esas difíciles condiciones de ausencia de agua.

 

En la presente exposición de Galería Mackenna llamada AL AGUA, los artistas reunidos en esta muestra colectiva, esperan que las miradas y espíritus de los visitantes se vinculen con las obras de AL AGUA en un nuevo frescor. Mirar cara a cara la obra, nuestra actitud y la importancia del agua.

 

Nuestro cerebro y espíritu necesitan del agua dulce como la semilla húmeda necesita y permite a la vida abrirse paso, así nos hablan los antiguos.
Somos agua, venimos de las aguas, vivimos gracias al agua y sin ella no existe materia orgánica que pueda subsistir en esta atmósfera.

 

Para Tales de Mileto, a partir de lo húmedo está la vida, en el interior de toda materia está contenida la humedad que sostiene la semilla de la vida.
Para Hermes, el ser (el gen de la conciencia) nada o reflota en lo acuoso, donde lo sólido flota insólitamente, es decir emerge y demerge de lo líquido en un tránsito sin fin. El ser humano nace en lo líquido para luego desmenuzarse y abrirse al mundo que lo contiene.

Somos actores y testigos de nuestro propio descuido desintegrando paisajes naturales para convertirlos en áreas de residuos, en muchos casos desprovistos de agua. El carácter del agua nos construye, deconstruye y transforma de manera permanente.

 

Los artistas presenten proponen agudizar el ojo, retornar a la naturaleza del paisaje natural interior y natural exterior y que en ambos veamos el fluido de las aguas en distintas velocidades, tonalidades, densidades y sabores; es nuestra agua; la que llevamos fuera y dentro; la misma agua ausente que hemos bebido e intervenido.

 

La muestra colectiva AL AGUA que los invitamos a disfrutar hablará por si misma bajo la mano de los artistas convocados. El agua está ahora frente a ti, palpita desde su agónica escasez y su cadena de tiempo suspendido en el iceberg y los volcanes de la cordillera de los Andes, pero también está en los océanos del planeta, en la incesante ola que da trazos de espuma colorida sobre los granos de arena de todas las playas del mundo.

 

Cada lienzo abrirá un surco de emociones que ofrecemos a todo el que desee pasar y conectarse con las obras; esta exposición está hecha para lanzarnos al agua desde la cabeza a la emoción.

Gisela Sanhueza
Historiadora
Especialista en Arte y Patrimonio