Sala de arte Mackenna | La violencia en Chile de los últimos 20 años
15789
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15789,page-child,parent-pageid-15758,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

La violencia en Chile de los últimos 20 años

Artistas participantes: Daniela Cortez, José Joaquín Moure, Richard Norambuena, Antonio Meza, Cristian Abrigo, Nicolás Saravia y Luis Alberto Hidalgo Bastien. 

Soporte artístico: Pintura, grabado, fotografía, técnicas mixtas.

Lugar de exposición: Galería Mackenna
Período de exposición: 01 de febrero al 12 de marzo de 2018

 

El concepto violencia hace referencia al latín violentia, una cualidad y acción que está fuera del estado natural del ser humano. Esta acción se ejecuta con ímpetu o brusquedad por parte del mismo ser humano. Su objetivo es la obtención de algo mediante la fuerza expresada en el lenguaje y la fuerza física. No existe la posibilidad que el ser humano se libere de la violencia, pues la violencia está contenida en su misma humanidad.

 

Fuera de la humanidad solo vemos naturaleza, cosmos y temporalidad, que pese a todo el razonamiento humano aún no logramos comprender totalmente.
El colectivo de artistas de la presente propuesta, aunaron criterios y visiones propias de todo lo que responde al concepto violencia en el escenario chileno actual para traducirlo a partir de un lenguaje unívoco con el sentido de dar respuesta a esa violencia observada por cada uno de ellos.

 

La violencia de la que desean dar cuenta no es vista como un slogan político, no espera tener cabida dentro de ninguna orgánica que genere alguna expectativa social a corto plazo. No es una panacea. Al contrario de ello, este diálogo entre las obras no espera nada predeterminado, no posee prejuicios. Será el visitante quien vincule ese diálogo dentro de sí mismo. Uno de las ganancias de los colectivos de artistas bajo una misma idea propositiva es responder a algo que existe dentro de nosotros y que exteriorizamos generando graves consecuencias a nosotros mismos y a los demás, es aquello con lo que convivimos a diario.

En esta propuesta se entrelazan lo público y lo privado para contar una historia.
Nuestro aparato cognitivo recibe gracias a nuestros sentidos, el lenguaje de una obra de arte. Así también todos hemos sido espectadores y protagonistas de la violencia.

 

Por eso nos preguntamos ¿Es posible controlar la violencia sin hacer uso de ella? La propuesta de los artistas solo se compromete a salir del silencio y decir algo; pero no un simple decir, no es un decir de superficie sino a profundidad, eso le proponemos al visitante con toda la entrega posible. Hacer ese espejo para quien no quiere mirar ni mucho menos proyectar de su sombra, su rostro y sus actos.
El centro del problema de la violencia no está en la expresión de ella misma sino que está en la ira, la frustración, el abuso y el guardar silencio.

 

La violencia no responde a un estado socio-económico determinado, o a un lugar sea este rural o urbano, a una época, a un país o continente, a razones políticas o dogmáticas sino más bien a un estado de conciencia que es transversal al ser humano y Chile no es la excepción.

 

Las obras que presentan esta problemática instalan una acción reflexiva en todas las edades que la puedan ver, comentar y atesorar.
Los artistas convocados nos llaman a estar atentos a ese estado de conciencia transversal a todos nosotros, manejar mejor nuestra ira, conciencia, insatisfacción y miedos para alejarnos de la violencia.

 

Gisela Sanhueza
Historiadora
Especialista en Arte y Patrimonio