Sala de arte Mackenna | SACO DE PAPEL
16088
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16088,page-child,parent-pageid-15758,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

SACO DE PAPEL

Papel, definido etimológicamente como aquello que genera o produce agua, tuvo su primer proceso y existencia en China durante el siglo II a.c. y no fue sino en Europa durante 1850 que aparece la primera manufactura del papel que posteriormente llegaría hasta el continente americano, nuestro territorio memórico y visual.

 

Es la pulpa de celulosa de fibras vegetales molidas en suspensión gracias a la presencia del elemento agua y al puente creado por él mismo, lo que posibilita el hidrógeno entre cada fibra vegetal y permite la formación de una lámina de papel. El particular saco o bolsa de papel contenedora de cemento implica conceptos de variadas índoles. Discursos de construcción, crecimiento o desarrollo.

 

Temas sociales, ecologistas, espirituales, filosóficos o estéticos que nos impulsan a la experiencia estética que nos lleva a la acción intelectual. Son ejercicios plásticos necesarios para alcanzar logros y experiencias en distintos lenguajes, que a la postre, comienzan a circular como oportunidad o excusa fundamental para el debate, interacción y cuestionamientos desde cada artista y del discurso colectivo al que todos han adscrito.

 

“Es una oportunidad para hacer visible un proceso de trabajo cuyos enunciados enriquecen el arte chileno contemporáneo.” Julia Portela Ponce de León, Crítico de arte.

“Es una mirada a nosotros mismos, un examen intro, retro y extrospectivo.” Soledad Neira Monge.

Galería Fondo y Forma se une en alianza con Sala de Arte Mackenna, para presentar el colectivo Saco de papel en Sala 01, conformado por una treintena de artistas que se inspiraron en pintar este saco de papel. Los artistas convocados los que se reúnen para proponer intervenciones a un particular soporte, el saco de papel para cemento, por sus manos se convierte, a través del proceso creativo de cada artista, en una obra de arte.

 

Un soporte como el saco de cemento de utilidad y uso para la construcción es capaz de levantar distintos relatos; por un lado está el significante litológico existente en nuestra tierra, el soporte humano por excelencia, por otro lado existe el significante de la fusión de elementos que junto al elemento fundante del agua potencia lo sólido que el ojo y el cerebro humano lo transforman en muro, piso, en definitiva nuestro hogar.

 

Pero el saco no es tan solo eso, también transforma un sencillo sostén como el papel, en un artículo artísticamente posible de ser transformador de nuestra realidad circundante. El saco ha dejado de ser desecho y muta estéticamente como obra capacitada para dar de sí algo más a nuestro mundo sensible.

 

Gisela Sanhueza
Especialista en Arte y Patrimonio